Cómo escapé de un asesino en serie

En 2002, una adolescente de 15 años fue secuestrada por un hombre armado en Carolina del Sur, Estados Unidos.

Kara Chamberlain estuvo cautiva durante 18 horas, tiempo en el cual fue drogada y abusada sexualmente.

Pero logró escapar de su secuestrador quien -luego descubrió la policía- estaba vinculado al asesinato de por lo menos otras tres personas en el estado de Virginia.

Hoy día Kara es madre de dos, dicta conferencias y utiliza las redes sociales para educar a otras personas sobre su experiencia y cómo entender el trauma que situaciones como la suya pueden causar.

Plan de escape

En junio de 2002, Kara Chamberlain estaba en casa de una amiga en Columbia, Carolina del Sur. «Nos preparábamos para ira hasta un lago a pasar el día. Me ofrecí para regar las flores de mi amiga mientras ella se duchaba», contó Chamberlain a la BBC.

Cuando estaba afuera en el jardín, de repente un hombre desconocido condujo un auto hasta la entrada de la casa, se bajó y se le acercó.

Dijo que tenía unos folletos que quería distribuir y le preguntó si podía dejárselos a sus padres, o los padres de su amiga en este caso.

Era Richard Evonitz, un exmarino de 38 años que se había mudado a Carolina del Sur hacía unos años. Sacó un arma y apuntó a la joven.Kara ChamberlainEl minuto en que la pistola tocó mi cuello supe, ‘soy una joven diminuta, de 15 años, este es un hombre adulto, no puedo defenderme de él. ¿Cuál es mi mejor alternativa?'»Kara Chamberlain
En el momento de su secuestro

«Cuando me encontré en esa situación tuve un plan de escape«, dijo Kara a la BBC. «El minuto en que la pistola tocó mi cuello supe, ‘soy una joven diminuta, de 15 años, este es un hombre adulto, no puedo defenderme de él. ¿Cuál es mi mejor alternativa?'».

La llevó encañonada hasta la puerta del pasajero y la obligó a meterse en un contenedor que tenía en el asiento de atrás y se fue en el auto con ella adentro.

Una vez en su apartamento, Evonitz ató a Kara a una cama, le dio drogas y la violó. La tuvo cautiva durante 18 horas hasta que, finalmente, logró escapar la mañana siguiente mientras su secuestrador dormía.

«Aflojé las ataduras alrededor de mis muñecas y me pude escurrir de la cama donde él estaba durmiendo al lado mío y salí por la puerta», relató.

«Corrí hacia un automóvil que pasaba por el estacionamiento del complejo de apartamentos y me atravesé en frente con las esposas todavía colgando de una de mis muñecas».

Les contó a los hombres en el auto que había sido secuestrada y les pidió que la llevaran a donde las autoridades.

Fuente. bbcmundo