FBI: cuatro iraníes intentaron secuestrar a una periodista en Nueva York

Cuatro agentes de inteligencia iraníes planearon secuestrar a una periodista de su país residente en Brooklyn (NYC), en un intento por silenciar sus críticas a los abusos contra los derechos humanos en la república islámica, anunciaron ayer las autoridades federales.

Alireza Shahvarohi Farahani (50), Mahmoud Khazein (42), Kiya Sadeghi (34) y Omid Noori (45) fueron acusados en ausencia ante un tribunal federal de Manhattan por delitos que incluyen conspiración para secuestro, infringir sanciones y para fraude bancario y electrónico. Los cuatro sospechosos ​​tienen su base en Irán y ahora son prófugos de EE.UU., dijeron las autoridades.

En una entrevista con New York Post, la escritora y activista iraní Masih Alinejad reconoció que ella era el objetivo y como tal se identificó en su cuenta de Twitter.

La fiscal federal de Manhattan Audrey Strauss, quien no identificó a Alinejad por su nombre, dijo que la víctima objetivo se habría enfrentado a un destino que es “incierto en el mejor de los casos” si el plan no hubiera sido frustrado por el FBI.

Alinejad le dijo a The Post que una docena de agentes del FBI se acercaron a ella hace 8 meses y la alertaron sobre el complot y luego alojaron a su familia en tres casas a  lo largo de Nueva York. “No estás segura aquí”, afirmó que le dijeron los federales en su reunión inicial.

El subdirector del FBI William F. Sweeney Jr. dijo ayer que “Ésta no es una trama de película inverosímil”. “Alegamos que un grupo, respaldado por el gobierno iraní, conspiró para secuestrar a una periodista radicada en Estados Unidos aquí en nuestro suelo y devolverla por la fuerza a Irán”.

Anteriormente, los funcionarios del gobierno iraní en 2018 intentaron en vano inducir a los familiares de Alinejad en Irán a invitarla a un tercer país donde habría sido detenida y luego encarcelada en Irán, dijeron las autoridades. También supuestamente sopesaron la posibilidad de llevarla a Venezuela, donde el régimen socialista tiene relaciones amistosas con Irán.

La evidencia en el caso supuestamente incluye una foto de Alinejad almacenada en un dispositivo electrónico utilizado por Farahani.

En la acusación del martes también se nombró a Niloufar “Nellie” Bahadorifar (46), iraní residente de California, quien presuntamente proporcionó servicios financieros que respaldaron el complot, incluido el pago de un investigador privado para vigilar a Alinejad.

Bahadorifar, quien es originario de Irán, no fue acusado de ser parte del complot de secuestro, sino de conspirar para violar las sanciones contra Irán, cometer fraude bancario y electrónico y lavar dinero, además de estructurar más de $445,000 dólares en depósitos en efectivo para evadir los requisitos de presentación de informes.

Fuente> el diario