Hogares dominicanos destinan en promedio el 38.2 % de sus ingresos a pagar deudas

Los hogares dominicanos destinan, en promedio, el 38.2 % de sus ingresos al servicio de la deuda, ubicándose ese porcentaje cerca de los niveles prepandemia, de acuerdo a lo arrojado por la Encuesta Nacional Continua de Fuerza de Trabajo en 2021.

En su Informe de Estabilidad Financiera 2021, publicado recientemente, el Banco Central considera que se mantienen en un rango apropiado los niveles de endeudamiento de los hogares respecto a la proporción de sus ingresos destinados al pago de sus obligaciones financieras. 

El informe también detalla que, al cierre de 2021, el monto promedio de los créditos desembolsados para consumo ascendió a 93,841.0 pesos, para una diferencia de 6,317.6 pesos respecto al año anterior. 

El monto promedio de los préstamos para la adquisición de viviendas ascendió a 2,200,965.9 pesos, superior en 139,446.7 pesos respecto al 2020. 

“Estos aumentos han sido también en parte influenciados por una mayor necesidad de financiamiento en un contexto de alza en los precios de los bienes y servicios debido a los choques de oferta externos y la recuperación de la demanda agregada”, explica el Banco Central en su informe.

Los hogares y los préstamos

El documento indica que la mayor proporción de los créditos a los hogares se canaliza a través de los bancos múltiples y las asociaciones de ahorros y préstamos. Y los montos promedios desembolsados han mantenido una tendencia creciente durante los últimos años. 

Agrega que las captaciones del público son la principal fuente de financiamiento de las entidades, de las cuales, los depósitos a la vista y de ahorro continúan siendo las partidas de mayor crecimiento, con 31.5  y 9.2 %, respectivamente.

“Esto sugiere que los hogares y las empresas aumentaron sus depósitos por motivo precautorio bajo el contexto de la pandemia, permitiendo a las entidades de intermediación financiera continuar otorgando créditos a todos los agentes económicos”, analiza el Banco Central.

La institución proyecta que para 2022 las captaciones del público “continúen siendo la principal fuente de financiamiento de las entidades”, y los fondos tomados a préstamos “vayan disminuyendo, a medida que avance el desmonte gradual de los estímulos monetarios y financieros”.

DIARIOLIBRE