Johnny Ventura In Memoriam

Editorial


Con la desaparición física del popular merenguero dominicano Jhonny Ventura, la República Dominicana pierde un gran ser humano, que dedicó más de cinco décadas para emular, enaltecer y dejar un legado imborrable a la nueva generación de su país.
Jhonny fue una especie de hombre probo, honesto, rectilíneo, responsable, conciliador, buen amigo, insobornable a todas luces. identificado con las mejores causas de su pueblo que lo vio crecer.
Por su forma de ser un hombre caballeroso, ecuánime, jovial y carismático, concitó el interés de un pueblo que llevó un sello genuino y original en cada una de sus presentaciones por todo lo ancho de su país y el resto del mundo.
Era muy parecido en sus actuaciones al fenecido político de aquellos tiempos, doctor Francisco Peña Gómez, que a la hora de su muerte el pueblo dominicano comprendió las dimensiones de hombre inconmensurables que adornaban a esos dos grandes personajes de la historia.
Ventura nos deja su indeleble sonrisa, la alegría, sus movimientos, actuaciones inolvidables que se convertía en un verdadero Show, ,como se nombraba su orquesta El Combo Show de Jhony Ventura.
En cientos de años quizás tendremos la oportunidad de volver a tener con nosotros a otro Jhonny Ventura, pues esas características y condiciones humanas no son muy frecuentes.
Solo queda decir un adiós, un hasta siempre. Que Dios y el Todopoderoso te haya recibido en su santo seno. Que en paz descanse Caballo Mayor.
La grandeza no se enseña ni se adquiere, es la expresión del espíritu de un hombre hecho por Dios.