Oficina del gobernador Cuomo en Manhattan fue tomada por decenas de manifestantes y con un grito: ¡Renuncia!

El edificio 633 en la Tercera Avenida de Manhattan, en donde el gobernador Andrew Cuomo dispone de un despacho ejecutivo en la ciudad de Nueva York, recibió este miércoles desde muy temprano una oleada de manifestantes en medio de una disputa política y legal que en las últimas horas lo ha puesto nuevamente “contra las cuerdas”, luego de que la Fiscalía General del Estado concluyó que el mandatario estatal “acosó sexualmente” al menos a 11  mujeres entre el 2013 y 2020.

Líderes electos demócratas, dirigentes comunitarios, candidatos a las elecciones municipales del próximo noviembre y centenares de familias en su mayoría hispanas, se congregaron en un solo grito exigiendo la dimisión de Cuomo.

Entre los manifestantes se encontraban legisladores estatales como la senadora Julia Salazar, que se unieron a la creciente exhortación de renuncia, porque a su juicio es claro que de acuerdo a las investigaciones transgredió las leyes: “Cada una de las mujeres a las que le hizo daño, no merecen menos”.

“No tendrá tiempo para gobernar”

En esta encrucijada de juicios y acusaciones la dirigente comunitaria de El Bronx, María Cordones, tiene otras preocupaciones.

“Mientras siga el Estado en este conflicto, existen muchos problemas vitales para los más vulnerables que no serán una prioridad. Pues vamos a tener a un gobernador defendiéndose. Enfocado en su futuro político. Por eso nos parece que lo más razonable es que se separe del cargo, para que los neoyorquinos sigan su rumbo”, opinó la dominicana.

También la activista feminista colombianaMartha Guerra, de 50 años, se mezcló entre los manifestantes advirtiendo que se debe mandar un mensaje poderoso al mundo desde Nueva York, en contra de los presuntos abusadores.

“Nueva York es una vitrina ante el mundo. Es muy positivo para este país, que si la justicia determina y comprueba que en efecto Cuomo es un abusador, quede como ejemplo de lo que a un hombre en el poder le puede pasar si se propasa. Recordemos que en nuestros países, los poderosos hasta abusan de niñas y no pasa nada. Esta es una nación civilizada”, analizó Guerra, residente de Manhattan.

En sintonía con María y Martha se encuentra el senador estatal Gustavo Rivera, uno de los tantos líderes electos que en esta concentración en el centro de Manhattan, puso el ‘dedo en el gatillo’ en contra de Cuomo.

eldiario