Protestas en Cuba: cómo vivió la isla “el día después” de las mayores manifestaciones en más de medio siglo

Un apagón de internet ha sumido a Cuba en la incertidumbre y el silencio.

Luego de que el domingo la isla viviera las mayores protestas de su historia reciente, una de las grandes interrogantes era qué pasaría el día -o los días- después.

Sin embargo, a lo largo de este lunes, y por horas, era difícil saber a ciencia cierta qué estaba pasando allí: rumores de nuevas protestas aparecían y se deshacían en redes sociales.

Varios cubanos entrevistados por BBC Mundo en tres diferentes provincias comentan que ellos mismos no tenían idea si algo estaba sucediendo a dos cuadras de sus casas.

La falta de información, según dijeron, tenía también otra causa: «Además, no tenemos internet. Hoy no me he podido conectar».

El sitio de monitoreo de internet NetBlocks reportó horas más tarde que internet había sido restringida en la isla, principalmente para plataformas como WhatsApp, Facebook, Instagram y Telegram desde los servidores del proveedor estatal (único), perteneciente a la compañía Etecsa.

«Es probable que las restricciones específicas limiten el flujo de información desde Cuba luego de que miles de personas se manifestaran contra el gobierno socialista», indicó un análisis de NetBlocks.

Para muchos cubanos, según contaron a BBC Mundo, la única mención sobre lo que había pasado el día anterior fue la oficial.

Y la tuvieron desde la propia televisión y radio estatales: todos los canales y emisoras de la isla se enlazaron en «cadena nacional» desde la mañana y hasta el mediodía para presentar un programa especial en el que habló, otra vez, el presidente Miguel Díaz-Canel.

El mandatario, que había llamado a sus seguidores el domingo a salir a la calle para hacer frente a los manifestantes, usó el espacio para calificar de «mercenarios» y «delincuentes» a los que habían participado en las protestas en su contra.

«El domingo es el día de descanso de las familias, quisieron alterar la tranquilidad en medio de una pandemia. ¿No es cruel, brutal, genocida? Ante ello, han tenido la respuesta que merecían, como la han tenido en Venezuela», dijo.

Según numerosos testimonios y videos en redes sociales, las protestas fueron duramente reprimidas a golpes, con gas pimienta y hasta disparos en ocasiones, mientras decenas de personas fueron arrestadas.

Un día de incertidumbre

De hecho, el desconcierto sobre lo que sucede ha sido mayor para decenas de familiares de los que participaron en las marchas que, un día después, no saben nada de sus seres queridos.

Desde la mañana del lunes, estaciones de policía de la capital y varias provincias se llenaron de personas que buscan noticias de los suyos.

«He ido dos veces a la estación y no me dicen dónde está mi hijo. Estoy desesperado», le dice a BBC Mundo Ariel González, padre de un estudiante de medicina de 21 años que fue arrestado durante la protesta.

«Sé que le pegaron un poco porque me lo dijeron otros compañeros de él que estaban allí. En la estación me dijeron que no podían decirme dónde estaba porque no fue la policía quien hizo el arresto, sino otra ´institución´«, afirma.

bbcmundo