Qué son los incendios de sexta generación como los que arrasan ahora al sur de Europa

Son capaces de modificar el clima y pueden originar tormentas de fuego.

No todos los grandes incendios son iguales. El cambio climático, con fenómenos extremos como las sequías y las lluvias torrenciales, sumado al abandono de la gestión forestal y a los cambios de uso del suelo pueden llegar a producir incendios muy voraces ante los que los servicios de extinción apenas pueden actuar.

Se les conoce como incendios de «sexta generación» y suelen ser devastadores. Los hemos visto en Australia, en Estados Unidos y ahora en el sur de Europa, donde una intensa ola de calor está alimentando auténticos monstruos de fuego.

Son fenómenos que hasta ahora eran raros pero que cada vez son más frecuentes, como el que en 2017 mató a más de 60 personas en Portugal.

Peligrosidad

Son fuegos muy peligrosos, que parece que cobraran vida propia y que quedan fuera de la capacidad de extinción. Poco importa el número de bomberos que intenten luchar contra él porque su intensidad es tal que apenas pueden acercarse y prácticamente solo se puede esperar a que cambie el tiempo y llueva.

El concepto de «generación» aplicado a los incendios tiene que ver con cómo se comporta el fuego en relación con el terreno en el que se desarrolla.

En el caso de los de «sexta generación», la energía que liberan es tal que tienen la capacidad de cambiar la meteorología a su alrededor e incluso de generar nuevos focos.

«Es bien conocido que las condiciones climáticas pueden incrementar el riesgo de incendios y hacer que sean más difíciles de extinguir. Pero la relación entre el fuego y el clima va más lejos. Los incendios pueden crear su propia meteorología, generando nubes pirocumulonimbo y tormentas», explica en su página web la Oficina de Meteorología del gobierno de Australia, país que ha sufrido algunos de estos devastadores fuegos.

¿Qué son las nubes pirocumulonimbo?

Son, literalmente, tormentas eléctricas que se forman encima de la columna de humo de un incendio, pero que también pueden crearse sobre las nubes de ceniza de los volcanes o en los hongos de una detonación nuclear.

El concepto de «generación» aplicado a los incendios tiene que ver con cómo se comporta el fuego en relación con el terreno en el que se desarrolla.

En el caso de los de «sexta generación», la energía que liberan es tal que tienen la capacidad de cambiar la meteorología a su alrededor e incluso de generar nuevos focos.

«Es bien conocido que las condiciones climáticas pueden incrementar el riesgo de incendios y hacer que sean más difíciles de extinguir. Pero la relación entre el fuego y el clima va más lejos. Los incendios pueden crear su propia meteorología, generando nubes pirocumulonimbo y tormentas», explica en su página web la Oficina de Meteorología del gobierno de Australia, país que ha sufrido algunos de estos devastadores fuegos.

¿Qué son las nubes pirocumulonimbo?

Son, literalmente, tormentas eléctricas que se forman encima de la columna de humo de un incendio, pero que también pueden crearse sobre las nubes de ceniza de los volcanes o en los hongos de una detonación nuclear.

El concepto de «generación» aplicado a los incendios tiene que ver con cómo se comporta el fuego en relación con el terreno en el que se desarrolla.

En el caso de los de «sexta generación», la energía que liberan es tal que tienen la capacidad de cambiar la meteorología a su alrededor e incluso de generar nuevos focos.

«Es bien conocido que las condiciones climáticas pueden incrementar el riesgo de incendios y hacer que sean más difíciles de extinguir. Pero la relación entre el fuego y el clima va más lejos. Los incendios pueden crear su propia meteorología, generando nubes pirocumulonimbo y tormentas», explica en su página web la Oficina de Meteorología del gobierno de Australia, país que ha sufrido algunos de estos devastadores fuegos.

¿Qué son las nubes pirocumulonimbo?

Son, literalmente, tormentas eléctricas que se forman encima de la columna de humo de un incendio, pero que también pueden crearse sobre las nubes de ceniza de los volcanes o en los hongos de una detonación nuclear.

BBCMUNDO