Un hombre vivió 35 años con un diagnóstico equivocado de cáncer terminal

En 1986, a tan solo 15 años de edad, Jeff Henigson tuvo un suceso inesperado que le cambió la vida. Y es que luego de sufrir un accidente de bicicleta y ser atropellado por una camioneta fue operado en un hospital de California y el diagnóstico fue lo que menos esperaban: un agresivo cáncer de cerebro. 

El cáncer con que fue diagnosticado de denomina «astrocitoma anaplásico», cuya expectativa de vida no era mayor a tres años, sin embargo, treinta y cinco años después Henigson contó su historia a «The Washington Post» y medios como la BBC se hicieron «eco de su milagro» y gracias a ese reportaje su vida dio un giro inesperado.

Un neuropatólogo jubilado de Nueva Jersey, cuyo trabajo se centró en los astrocitomas anaplásicos, Karl Schwarz envió un correo y dijo que en su carrera de 38 años, solo había visto a tres pacientes que habían sobrevivido mucho más allá de la esperanza de vida sombría de un diagnóstico correcto; tras la revisión, en dos de ellos el diagnóstico era erróneo. 

El cáncer con que fue diagnosticado de denomina «astrocitoma anaplásico», cuya expectativa de vida no era mayor a tres años, sin embargo, treinta y cinco años después Henigson contó su historia a «The Washington Post» y medios como la BBC se hicieron «eco de su milagro» y gracias a ese reportaje su vida dio un giro inesperado.

Un neuropatólogo jubilado de Nueva Jersey, cuyo trabajo se centró en los astrocitomas anaplásicos, Karl Schwarz envió un correo y dijo que en su carrera de 38 años, solo había visto a tres pacientes que habían sobrevivido mucho más allá de la esperanza de vida sombría de un diagnóstico correcto; tras la revisión, en dos de ellos el diagnóstico era erróneo. 

EEFE