Un vil asesinato

EDITORIAL

Por Nicolás Santos

El reciente crimen de la arquitecta Leslie Rosado por parte de un agente policial, como otros tantos que se han materializado en la República Dominicana, dejan secuelas indelebles que no se pueden borrar.
Por mencionar otro, como el caso de la pareja de evangélicos, que fueron abatidos por un convoy policial que supuestamente perseguía a un individuo que había sustraído una pasola y en el trayecto confundieron a esta familia y le arrancaron la vida.
Y otras escenas se repiten continuamente donde la Policía dominicana se ve envuelta. Y es que nuestros cuerpos castrenses en vez de resguardar la integridad física de la familia ahora la persigue, maltrata y hasta cometen asesinato vil.
El nivel de inseguridad aumenta cada día, los dominicanos no se sienten seguros de salir a realizar su vida cotidiana.
Las autoridades de turno no presentan un plan definitivo como para resolver este mal endémico, que llena de luto, tristeza y dolor a tantas familias que se ven envueltos en estos vil asesinatos.
Creen ustedes que los congresistas dominicanos amerita que en algunos crímenes aprueben «la pena de muerte», para frenar de una vez y por todas estos horrendo crímenes?
El fiscal que investiga el caso de Leslie Rosado afirmó que este caso no se puede calificar producto de un simple accidente.
Y es que, la Procuraduría General debe establecer responsabilidades y determinar si existen otras personas que estén involucradas  en el hecho.  
«Mami me dejaste como un pajarito sin rumbo aquí en la tierra, fue la expresión que se escuchó de la hija mayor de la arquitecta Leslie Rosado.