Vence el plazo para que 4,000 empleados municipales de NYC se vacunen o perderán sus empleos

Este viernes 11 de febrero llega la hora cero dada por la Alcaldía de Nueva York para que todos los empleados de las agencias municipales que todavía no se han puesto la vacuna contra el COVID-19 lo hagan, para cumplir así con el mandato de vacunación que se estableció desde el año pasado. Y quien siga optando por no inmunizarse y no acatar el mandato, perderá su empleo.

Ese fue el mensaje dado hace unos días por el alcalde Eric Adams, quien hasta este jueves mantuvo la misma postura, asegurando que los menos de 4,000 trabajadores que siguen sin cumplir el requerimiento de vacunación han tenido advertencias previas y tiempo suficiente para seguir la exigencia.

“Ellos (con su negativa a vacunarse) están renunciando. No los estoy despidiendo, ellos están renunciando”, aseguró el Alcalde. “No queremos despedir a nadie, queremos que las personas estén vacunadas y empleadas para que nuestra economía pueda continuar abriéndose, y la forma más rápida de abrir eso es que tengamos un entorno seguro”.

Y aunque las Administración Adams no reveló datos específicos sobre cuántos trabajadores habían cambiado de parecer y decidieron vacunarse a lo largo de esta semana, las cifras más recientes de vacunación entre los 300,000 empleados municipales, señala que más del 95% ya cuenta con al menos una dosis de la vacuna y están laborando sin ningún riesgo de perder sus empleos. El mandato ayudó a elevar las cifras de vacunados en 11%, pues el 19 de octubre, cuando entró en vigor, el porcentaje de trabajadores municipales inmunizados era 84%.

“La regla estuvo vigente durante la administración anterior, y tenemos que ser claros cuando hay una regla vigente porque se enviaría el mensaje equivocado si no tenemos la continuación de cómo mantener segura a nuestra ciudad”, agregó Adams, destacando que todos estaban advertidos de las consecuencias que su negativa a vacunarse podía ocasionarles. “Todos estaban recibiendo el mismo nivel de advertencia que se suponía que debían recibir. Se extendió (el plazo), se implementaron exenciones, se implementó todo para tomar la decisión.

La postura de los que se oponen

Paul Schweitt, vocero del movimiento contra la imposición de vacunas, que contó con cientos de manifestantes protestando esta semana, exigió a la Administración Adams que cambiara su mandato, y advirtió que la imposición generará desempleo y preocupación entre miles de empleados que no cederán a ponerse la vacuna COVID.

“Hay 25 bomberos que están planillados para ser despedidos el viernes, porque el Alcalde ya salió a decir que si no cumplen (con el mandato) serán despedidos, siendo que ellos son trabajadores esenciales. Eso es una injusticia”, aseguró el socorrista de la Ciudad, quien pidió que a los trabajadores no vacunados no se les despida y se les de la opción de presentar pruebas negativas semanales.

“Si te echan del trabajo por algo en lo que uno cree, es un gran error. Eso no es Estados Unidos. Hay cientos de individuos que se hacen la prueba Covid, y esa es una opción segura y efectiva. Nadie debería perder su empleos así. Estamos pidiendo que se respete la libertad de elegir”, agregó el activista.

John Mooney, trabajador municipal, quien cuenta con su esquema de vacunación completo, se sumó a las manifestaciones contra el mandato y pidió a la Ciudad que reconsidere su decisión.

eldiario