La Rueda y la Comunicación

Manuel Rosario

La rueda transporta objetos y la comunicación sentimientos…
La cadena de inventos humanos son interminables ya que de etapa en etapa la raza
humana desde la era prehistórica hasta ahora se la juega con invenciones necesarias
y fundamentales para su supervivencia; inventos como la lanza de pescar en su
tiempo primitivo, el arco y la flecha para cazar, el fuego, el techo, la bombilla, el
telegrama, la imprenta, el periódico, el teléfono, la radio, la televisión, y un montón
más de ellos…
Tiempos remotos desde 3, 000 a 5, 000 años atrás en Mesopotamia por ejemplo, se
encontraron vestigios o pruebas fehacientes sobre la rueda usada por los alfareros y
lueglo la rueda diseñada para transportes terrestres de la época…
Existen innumerables de invenciones similes al fuego, la bombilla, la ropa, el arte, la
moda, la educación organizada, etc.; empero, la rueda y la comunicación son
elementos fundamentales en la ecuación vivencial humana.
El cimiento estriba en que la rueda mueve todo lo que físicamente puede
transportarse (si lo observamos desde un contexto histórico debemos mencionar la
rueda de barros o de madera usada en la artesaría de barros, en el transporte de
objetos pesados, y luego la rueda de los coches con caballos, de los vehículos, de los
aviones, de los trenes, de los cohetes, etc….); y la comunicación mueve la pasión, el
sentir y las emociones de los corazones humanos (los políticos, los artistas, los
vendedores, los intelectuales, etc., persuaden a sus respectivas audiencias con sus
discursivas…). Evidentemente que la rueda transporta objetos y la comunicación
transporta sentimientos.
Dios Todopoderoso le puso ojos a la cara del ser humano para que este viera
exactamente lo que en su frente ve; oídos para que escuchara lo que escucha, y boca
para que hablara la verdad; entre otros…Es decir, de igual maneta en que la rueda
mueve los elementos básicos físicos u exteriores del medioambiente; la
comunicación o la palabra lleva o trea los sentimientos y reacciones que salen del
corazón de uno y llega al corazón de otro; para agitar los entes internos de los
cuerpos humanos, respectivamente.
Los frutos se pudrirían y las invenciones no se compartirían de un estado a otro sin
el factor rueda; y los celulares, las computadoras, las redes sociales, las palabras, las
imágines, los vídeos, los textos, etc., no servirían de nada sin la magia de la
comunicación o su efecto positivo o negativo…el apasionamiento que siente el ser
humano por lo que le gusta oir, por lo que sus líderes dicen, textean, escriben, se
muestra en las encuentas de las diferentes firmas que monitorean el gusto de la
gente; por ejemplo, ahora, en cualesquiera de las plataformas digitales que operan

vía el vehículo digital llamado Internet se puede apreciar el poder dominante de la
comunicación; unos aman la Biblia y otros aman la Internet…
Todos sabemos que existen montones de inventos humanos; empero, la rueda y la
comunicación son las esencias que motorizan a todas las sociedades del mundo.
Éste fundamento basado en las consistencias místicas de la rueda y de la
comunicación y las misteriosas consecuencias que acarrean lo que ellas transportan
podría parecer simple, pero no lo es, debido a que esta cuestión es profundamente
profunda símil a la profundidad de Dios e incomprensiblemente incomprensible
semejante a la grandeza del Creador, dada la circunstancia de que su meollo se
remonta a los inicios del inicio más allá del más allá humano o de los tiempos de
Adán y Eva; la problemática es más compleja de lo que a la ligera podríamos
ponderar porque su eje medular posee un contexto genealógico diversificado que
inició desde esa ramificación sanguínea paradisíaca y culminará con la llegada
victoriosa de nuestro Señor Jesucristo quien vencerá todo pecado repetitivo,
principado tentador, potestades pérfidas y espíritus regicidas que empañan la raíz
de todos los seres humanos sobre la faz del planeta Tierra. Es decir, debido a que la
rueda mueve todos los objetos movibles, los buenos y los malos, y la comunicación
sacude todos los sentimientos ocultos en las entrañas humanas, los sublimes y los
humanos, procura que todos los objetos transportados por tu vehículo personal y
todos los sentimientos expresados desde tu corazón a otro corazón sean agradables
a Dios para que Él te bendiga siempre, siempre, siempre…en conclusión, la
consistencia de la rueda que transporta objetos y de la comunicación que mueve
sentimientos entre corazones, es parecida a la perpetuidad del amor divino que Dios
siente por toda su creación majestuosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *