Qué significa que China haya superado a EE.UU. como el país con más diplomáticos en el mundo

Por primera vez en su historia, China tiene más puestos diplomáticos que ningún otro país del mundo. Y eso tiene mucho que ver con su política expansiva.

Un equipo de expertos independiente del Instituto Lowy, con base en Sídney, publicó un informe el pasado miércoles que muestra que el gigante asiático superó a Estados Unidos a ese respecto en 2019.

Según el Global Diplomacy Index (Índice Diplomático Global), Pekín ya tiene tres puestos diplomáticos más que Washington, que llevaba décadas a la cabeza.

«China está invirtiendo decididamente en personal diplomático en 276 ciudades de todo el mundo«, le dice a BBC Mundo Bonnie Bley, la principal investigadora a cargo del informe.

Francia, Japón y Rusia son los siguientes países —de los 61 analizados— con más puestos diplomáticos.

En América Latina, el reporte solo incluye cuatro y en este orden: Brasil (con 222), Argentina (157), México (157) y Chile (128)*.

El estudio del think tank australiano no solo tiene en cuenta puestos en embajadas, sino también en consulados. Según sus autores, las cifras indican «fortalezas y debilidades» en cuanto al «alcance geopolítico» de cada nación.

«La influencia diplomática es sin duda más que la suma de puestos diplomáticos, pero este indicador sigue siendo valioso: yo lo considero un barómetro útil de la ambición nacional de China y de sus prioridades internacionales», dice Bley.

Esas prioridades pueden analizarse con base en cinco aspectos fundamentales.

1. Mayor influencia e inversión

«El alcance diplomático es un precursor esencial para la influencia internacional. El problema es que es muy difícil medir de manera objetiva la influencia diplomática con datos», admite Bley.

Por eso hay analistas que subrayan que el cometido de embajadores y cónsules es distinto.

«Hay una gran diferencia entre embajadas y consulados», le dice a BBC Mundo la argentina Carolina Garriga, Doctora en Ciencias Políticas por la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, y profesora investigadora titular en la División de Estudios Políticos del CIDE.

Desde que Donald Trump llegó al poder en 2017, ha tratado de hacer recortes en el Departamento de Estado. Y un número importante de puestos diplomáticos siguen vacantes.

«Estados Unidos ha experimentado una pequeña reducción del tamaño de su red diplomática desde 2017», señala Bley.

«Hay dos explicaciones para esto: por un lado, Estados Unidos ya tiene un gran peso diplomático establecido con una red internacional madura, por lo que la necesidad de nuevos puestos es mucho menor«, dice ella.

«En cambio China ha sufrido un atraso histórico y por eso trató de ponerse a la altura de Estados Unidos en años recientes».

Bley dice que, «por otro lado, hemos visto a la administración actual amenazar con recortar el presupuesto del Departamento de Estado, con informes de vacantes significativas en puestos clave«.

«Esto sugiere que el gobierno no está dispuesto a mantener (y mucho menos impulsar) los niveles actuales de inversión en la diplomacia tradicional».

Garriga considera que puede analizarse conjuntamente.

«Hay dos movimientos: China expandiéndose por razones políticas y Estados Unidos achicando [su presencia diplomática] por una cuestión de falta de prioridad en muchas zonas del planeta, por la falta de interés de Trump», dice ella.

«China está jugando mucho mejor en los últimos años al juego de la diplomacia internacional por razones de capacidad económica y por su interés de relacionarse más con otros países y de integrarse en las redes políticas».

«Quiere tener su propia voz en organizaciones internacionales. Y aumentar el numero de representaciones tiene que ver con eso».

Fuente: BBC MUNDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *