Gobierno federal buscan penalizar a Nueva York por licencias de conducir a inmigrantes

En otro intento del gobierno federal de castigar la aprobación de la ley de Luz Verde de Nueva York, los republicanos en la Cámara y el Senado están introduciendo una legislación que bloquearía fondos federales para Nueva York y otros estados que permiten licencias de conducir para inmigrantes indocumentados. 

La normativa fue citada como la «Ley de Alto a las Licencias de Conducir con Luz Verde para Inmigrantes Ilegales” y apunta directamente a estados santuarios, especialmente los que limitan que agencias locales como el DMV, cooperen con autoridades federales de inmigración como ICE.  

Bajo la propuesta, fondos críticos dirigidos a la justicia penal de los estados se verían eliminados. 

Estos fondos en particular respaldan una variedad de áreas entre las que figuran enjuiciamientos, la defensa de indigentes, los tribunales, correcciones comunitarias, y programas de comportamiento. 

La ley que dio luz verde para que neoyorquinos indocumentados puedan acceder a una licencia de conducir fue introducida en miras a garantizar mayor seguridad vial en las calles con conductores calificados y se presentó como un beneficio para todo el estado con la inclusión de ingresos provenientes de nuevas aplicaciones y seguros de carros. 

Si bien la identificación no brinda acceso a trámites federales para los solicitantes; la preocupación del DHS se basa en el consentimiento entregado a los titulares de la tarjeta para que transiten libremente por las calles, así como también por el bloqueo de información que prohíbe que agencias federales puedan acceder a estos registros; especialmente en casos de personas relacionadas con delitos muy graves como el narcotráfico, el tráfico de personas, la explotación sexual infantil, y el terrorismo, según lo han señalado. 

La nueva legislación federal por su parte espera penalizar la “Ley de Luz Verde” exigiendo que los estados que emitan una licencia de conducir a una persona que no tiene prueba de ciudadanía estadounidense o presencia legal en los Estados Unidos, tengan que regresar los fondos recibidos al Tesoro de los Estados Unidos en un periodo de 30 días. 

El estado también sería inelegible para recibir más fondos de Asistencia de Justicia hasta la fecha en que el Estado instituya una ley o política que vuelva a prohibir la emisión de licencias de conducir para residentes indocumentados. Así como también cundo permita al gobierno local, estatal o federal acceder y recolectar información de los solicitantes.

La acción de represalia no es la única en busca de empujar al Estado de Nueva York a realizar cambios en la ley que favorece a los neoyorquinos indocumentados desde diciembre. 

En otro intento también figura la reciente prohibición del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para que decenas de miles de neoyorquinos no se puedan inscribir en Programas de Viajeros Confiables (TTP) que permiten a los viajeros acelerar a través de las líneas y fronteras del aeropuerto.

Hasta el momento la «Ley de Alto a las Licencias de Conducir con Luz Verde para Inmigrantes Ilegales” presentada en el Senado por la Senadora Republicana de Tennessee Marsha Blackburn, está siendo patrocinada por seis representantes en el Senado y tiene el apoyo de 21 miembros en la Cámara de Representantes. 

IMPACTO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *