NUEVA JERSEY: Iglesia le niega la primera comunión a niño autista

Una familia de Nueva Jersey denunció esta semana que una iglesia católica de Jackson Township declinó darle la primera comunión a su hijo con autismo. El sacerdote John Bambrick argumenta que el pequeño tiene dificultades para comunicarse, por ende, no puede confesar sus pecados, según la denuncia.

Natalie LaCugna expresó su enojo por la exclusión que sufre su hijo Anthony, de ocho años. Incluso considera abandonar la parroquia sin la iglesia no reconsidera su postura.

“Esto es muy difícil de comprender y me enoja porque todos fuimos creados por Dios, y ahora nuestro hijo ha sido rechazado de la fe católica debido a su incapacidad para comunicarse”, escribió la familia LaCugna en Facebook.

“Ni siquiera puedo creer que se trate sobre el pecado porque es uno de los niños más dulces e inocentes que alguien pudiera conocer”, se lee en la publicación viral.

El sacerdote de la iglesia de St. Aloysius habría argumentado que, para que el pequeño pueda recibir la primera comunión, este debe confesar sus pecados y expresar su arrepentimiento, lo que se conoce como el sacramento de la  reconciliación.

Anthony LaCugna, padre del niño, dijo que tanto él como su esposa fueron educados en la fe católica desde pequeños, es por eso que para ellos es primordial que su hijo reciba los sacramentos.

La denuncia de la familia causó tanto revuelo en las redes sociales que la iglesia tuvo que emitir una declaración para aplacar el descontento público.

“Si un individuo no está listo, el sacramento se pospondrá hasta que el individuo esté preparado de forma adecuada y listo para recibirlo”, publicó la iglesia. “Estas son pautas bajo las cuales nos guiamos en la parroquia”.

La Iglesia católica por lo general otorga la primera comunión cuando los niños tienen entre 7 u 8 años una vez que hayan completado las clases de religión y confesado sus pecados. El Código de Derecho Canónico establece que a los católicos no se les puede negar los sacramentos mientras estén preparados de forma adecuada.

La iglesia de St. Aloysius, ubicada a unas 20 millas del sureste de Trenton, dijo que investiga formas de ayudar a los niños con discapacidades cognitivas para que puedan recibir la comunión, además de que “ha salido a la luz nueva información” que podría ayudar en el caso de Anthony y de otros niños con condiciones similares.

Bajo las nuevas pautas, un niño solo necesita tener una “relación espiritual interna con Dios”.

“Nos esforzamos por servir a estas poblaciones lo mejor que podamos y adaptar nuestra educación religiosa y preparaciones sacramentales para ellos dentro de los lineamientos de la Iglesia católica”, se lee en el comunicado.

La iglesia dijo que la Diócesis de Trenton aprobó las pautas y que la familia LaCugna ha sido informada de los cambios.

almomento.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *