Ciudad de Nueva York anuncia iniciativa de aprendizaje escolar al aire libre

A menos de tres semanas del inicio del periodo escolar 2020-2021 el alcalde Bill de Blasio, junto al canciller de educación Richard Carranza, en su conferencia habitual del inicio de semana anunciaron que todas las escuelas, tanto privadas, como públicas, pueden optar por usar espacios al aire libre para la enseñanza educativa y, de esta manera, según el alcalde poder disminuir la transmisión de contagios del COVID-19 en los niños.

El programa “Iniciativa de aprendizaje al aire libre” para este próximo periodo escolar tiene por objetivo realizar las siguientes actividades:

  • Alienta a las escuelas a realizar clases de educación física (PE), danza, teatro, coro y banda al aire libre si es posible.
  • Llevar a cabo clases académicas adicionales cuando el espacio o la logística lo permitan y la escuela tenga interés en hacerlo.
  • Este programa está abierto a escuelas públicas, autónomas y privadas, así como a Learning Bridges. Las escuelas en los 27 vecindarios afectados de manera desproporcionada por COVID y las escuelas que no tengan espacio al aire libre en el lugar recibirán prioridad.

Para llevar a cabo este programa en las escuelas los directores tienen que presentar un plan al Departamento de Educación, al presentar ese plan, los directores de las escuelas pueden incluir en su solicitud, patios escolares y algunas otras propiedades de las escuelas o el Departamento de Educación. Para ello, las escuelas tiene que completar este formulario  NYC DOE: Outdoor Learning Survey (Abrir enlace externo) e informar detalladamente sus necesidades de aprendizaje al aire libre y el uso de espacios cercanos adicionales. En ciertos casos, las escuelas también pueden solicitar permiso para cerrar calles y realizar clases en los parques de la ciudad. El ultimo día para realizar esta solicitud es este viernes 28 de agosto.

La ciudad ayudará a encontrar espacio al aire libre para las escuelas que no la tengan disponible, en particular aquellas ubicadas en los 27 vecindarios más afectados por el COVID-19. Aunque no ofreció detalles específicos. “Las escuelas en los 27 vecindarios afectados de manera desproporcionada por COVID-19 y las escuelas que no tengan espacio al aire libre en el lugar recibirán prioridad”, subraya la iniciativa.

Este anuncio realizado por el alcalde ha generado mucha controversia entre la comunidad educativa, ya que desde la semana pasada que el alcalde anunció la creación de una línea directa para proveer equipo de protección a las escuelas, no detalló específicamente como seria su funcionamiento. De la misma manera muchos padres de familia resaltan que la ciudad de Nueva York no ha brindado la debida información y seguridad para que las escuelas puedan reabrir de manera segura.

Este anuncio el alcalde lo realizó de manera muy prematura porque no deja a las escuelas el suficiente tiempo para prepararse, debió haberlo realizado al menos con mayor tiempo de anticipación. Es muy apresurado para que las escuelas realicen esa inspección que también, será necesaria de un financiamiento propio, requiriendo recursos y un presupuesto adicional.

El alcalde de Blasio no esclareció de qué manera se obtendrán esos recursos, dejando un vacío y nuevamente una duda ante este nuevo aviso. Según el alcalde, dijo que esta iniciativa no será de mucho costo y tampoco requerirá de mucho presupuesto. «De lo que hay que hacer no cuesta mucho y se puede hacer con bastante facilidad», dijo el alcalde.Advertisementhttps://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Por su parte Richard Carranza, instó a las asociaciones de padres y maestros, que las escuelas con mayores recursos podrían ayudar a las escuelas con menores posibilidades, dejando en claro las disparidades dentro del sistema educativo de la ciudad de Nueva York. Mientras tanto, las asociaciones de padres y maestros serán responsables de financiar las tiendas de campaña y los materiales de enseñanza al aire libre.

En semanas anteriores los sindicatos de maestros han solicitado al alcalde que retrase o reprograme el inicio del próximo periodo escolar, debido a que aún existen casos positivos de COVID-19 y posibles riesgos de contagio.

La Federación Unida de Maestros amenazó con hacer huelga si el alcalde de Blasio no demoraba el inicio del aprendizaje en persona hasta cumplir con una lista de requisitos generales de salud y seguridad con el apoyo de más de 40 funcionarios electos estatales y locales. Un número creciente de directores también está llamando para retrasar las clases presenciales.

El año escolar está programado para comenzar en dos semanas y media el 10 de septiembre, pero el Departamento de Educación aún no ha publicado datos sobre cuántas de las escuelas públicas de la ciudad están listas para recibir estudiantes desde el punto de vista de la ventilación y la calidad del aire, un tema que también ha generado mucho debate, ya que muchos edificios escolares son de bastante antigüedad y no cuentan con un sistema de ventilación apropiado, generando así,  un mayor riesgo en los estudiantes sobre todo, que ya se acerca la temporada de invierno. 

fuente impacto latino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *