Sobre el Nobel de la Paz: Propuestas y Escogencias

POR JUAN CRUZ TRIFFOLIO

-Primera Parte-

Motivados por conocer las interioridades del significado y el procedimiento para asignar el apetecible premio Nobel de la Paz, nos hemos encontrado con curiosas y originales informaciones dignas de ser compartidas con aquellos que constantemente, a través de la lectura, desean saciar sus ansias de conocimientos.

De entrada, vale destacar que este galardón es el que más debate político ha generado a nivel universal.

Su designación se produce luego de un largo proceso que comienza un año antes del anuncio oficial, envolviendo las candidaturas un secreto total por el Comité Nobel Noruego, el cual es responsable de elegir al premiado, aunque los proponentes, en algunos casos, suelen hacerlo público.

Cincuenta años después de realizada la acción anteriormente señalada, los candidatos oficiales pueden ser conocidos.

Para que una candidatura al premio Nobel de la Paz sea válida tiene que ser presentada por miembros de asambleas nacionales y gobiernos del país proponente; miembros de tribunales internacionales; rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho y teología o directores de institutos de investigación sobre la paz e institutos de política exterior.

De igual modo, puede ser formulada por personas u organizaciones que ya han recibido el galardón, así como miembros actuales o antiguos del Comité Nobel Noruego o antiguos asesores del mismo.

En ningún caso, la propuesta de un candidato puede ser presentada por un ciudadano común.

Aunque no existe un formulario concreto para presentar una candidatura, siempre se debe incluir al menos el nombre del candidato, una explicación de por qué se considera que esa persona u organización es merecedora de recibir el premio y el nombre, título y afiliación académica o profesional de quien presenta la candidatura.

Las anteriores informaciones pueden ser remitidas por dos vías, a saber, por correo postal ordinario o por correo electrónico.

Los encargados de recibir y elegir a los candidatos son los cinco integrantes del Comité Nobel Noruego, elegidos por el Parlamento noruego y suelen reflejar el reparto de fuerzas políticas en el mismo.

El plazo para la recepción de candidaturas se abre en septiembre y se cierra el 1 de febrero, si bien se aceptan las candidaturas que lleguen después, pero que hayan sido remitidas antes de dicha fecha.

Entre febrero y marzo de cada año, el Comité revisa las candidaturas recibidas y realiza una primera depuración, reduciendo los nombres a unos 20 o 30 sugeridos.

Luego, entre marzo y agosto, los asesores del Comité -profesores universitarios con amplia experiencia en la materia- analizan pormenorizadamente las candidaturas restantes y elaboran un informe. En ocasiones, también se pide información a organismos extranjeros.

A principios de octubre, tras haber analizado las candidaturas exhaustivamente e incluso pedir información adicional, el Comité Nobel Noruego se reúne para elegir al galardonado.

En general, la elección se hace por unanimidad, pero de esto no ser posible, entonces se recurre a la mayoría simple, tras lo cual se procede al anuncio.Por el momento, una pausa, en otra entrega, continuaremos…      

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *